Gastronomía, factor de atracción turística





Más allá de que sea un fenómeno relativamente reciente, el turismo gastronómico ha ido adquiriendo importancia en todo el mundo, dinamizando un número considerable de visitantes que viajan motivados por la gastronomía.

La valorización de las relaciones que unen la gastronomía y la cultura ha dado vida a un proceso de patrimonialización de los alimentos que se afirman como elementos tangibles de la cultura local y ofrecen nuevas posibilidades de diversificación para los destinos turísticos.
Este tipo de turismo verdaderamente reciente, es una forma de adentrarse en las costumbres, tradiciones y sobre todo en el patrimonio cultural de una determinada región.

Tal vez, es el impacto de la gastronomía, que en los últimos años se ha convertido en uno de los factores con mayor crecimiento de la industria turística.
El éxito de este sector está vinculado a una tendencia cada vez más presenta en nuestro entorno: la búsqueda instantánea de experiencias verdaderamente auténtica por parte de los viajeros.

Actualmente en la sociedad la comida se ha convertido en una parte intrínseca de nuestra cultura y por supuesto cada vez más se está convirtiendo en un reclamo turístico para visitar cualquier destino.
Este protagonismo de la gastronomía en la elección del destino y en el consumo turístico se ha concretado en el crecimiento de una oferta basada en productos autóctonos de excelente calidad.
Años atrás la experiencia se percibía solamente como una necesidad pero conforme han ido pasando y evolucionando los años, la sociedad ha establecido la gastronomía como una experiencia más dentro del significado de turismo.

A día de hoy la oferta gastronómica no puede venir acompañada solamente de ofrecer el servicio de comida, se deben de llevar a cabo procesos para atraer la atención de los clientes mediante técnicas de marketing a través de una idónea y excelente decoración y un buen clima de ambientación para satisfacer las necesidades de los visitantes.

Una estrategia  muy utilizada y efectiva empleada en los lugares culinarios,  es utilizar las redes sociales como principal canal de comunicación y promoción donde puedes compartir información de valor, dinámica e interactiva. Debes acercarte estratégicamente a ellos para atraerlos y  fidelizarlos.
Otra buena táctica de marketing es cautivar la motivación de los usuarios a través de imágenes exuberantes y atractivas de los productos y platos locales.

Cada día son más las personas que se dirigen hacia un destino para realizar rutas gastronómicas, disfrutar las clases de cocina, degustación de productos locales, visitas a bodegas y asistencia a eventos gastronómicos entre otras muchas opciones.
Un destino no se puede promocionar con varias actividades al año, se tienen que realizar constantemente acciones que generen el interés de los turistas y de los locales.

Los clientes consumen gastronomía no sólo en restaurantes o actividades gastronómicas, sino que también en medios de comunicación como programas de TV, esto hace que hoy en día, los clientes estén muy interesados en este sector.

Haciendo referencia a las necesidades de los turistas gastronómicos, podemos observar los siguientes:
- Los nuevos turistas buscan destinos que sean auténticos, que le ofrezcan una experiencia duradera y que aporte un valor sentimental durante su estancia

- Los turistas están interesados en conocer el origen de los productos locales y las formas de elaboración que se emplean

- Este perfil de turistas tienen un alto grado de fidelidad, es decir, que si quedan satisfechos volverán al destino

En último lugar, según la OMT, las claves para potenciar y fomentar el desarrollo de la oferta gastronómica en cualquier zona turística son las siguientes…

- Mantener la identidad de la cocina local

- Desarrollo de experiencias y productos turísticos específicos para este segmento

- Constancia e importancia de la formación y el aprendizaje de todos sus empleados.

 Fdo. Juan Carlos Segura Ponce